EL FALLIDO USF1 EN LA PISTA DEL DINERO MALGASTADO

Por el equipo vision el 7/01/2010 09:57:00 a. m.

Categoría/s:

COMO

DILAPIDAR 25

MILLONES DE

DOLARES


Por Pablo Vignone

Los allegados a José María López ya recibieron el mensaje: recuperar los 830 mil dólares que depositaron como anticipo por el contrato que iba a permitirle al cordobés correr en Fórmula 1 durante esta temporada, es una tarea imposible de llevar a cabo. Después de todo, ese dinero es apenas un 3 por ciento del que se dilapidó completamente en la aventura entre quijotesca e incompetente del USF1, el equipo estadounidense en la máxima categoría.

Documentos a los que tuvo acceso visionauto sugieren que el fallido emprendimiento de Peter Windsor y Ken Anderson desperdició cerca de 25 millones de dólares, mayoritariamente aportados por uno de los creadores de Youtube, Chad Hurley, para producir apenas la mitad inferior del primer chasis y el molde para la parte superior. Todo lo demás se perdió en el mar de la incapacidad.

Windsor, un fanático de Jim Clark, sintió que las estrellas se alineaban cuando Hurley le contó que su suegro se llamaba igual que el mítico piloto escocés fallecido en 1968. En todo caso, ni los fantasmas de Clark pudieron advertirle a Hurley sobre la pesadilla que sobrevendría.

En un primer acuerdo, Hurley aceptó invertir 15 millones de dólares en el nuevo emprendimiento, quizás suponiendo que eso le significaría el ingreso a otro mundo sofisticado y de alta tecnología como el que estaba acostumbrado a respirar en Sillicon Valley. Este fue el esquema de desembolsos:

2 millones
en febrero de 2009, aún antes que la inscripción del USF1 para el Mundial 2010 fuera aceptado por la FIA.

0,5 millones
en julio de 2009, para cubrir gastos. Un mes antes, Hurley había concurrido al GP de Inglaterra.

7,5 millones
a comienzos de agosto de 2009. El equipo acababa de mudarse a los talleres que antes habían sido del Joe Gibbs Racing, de NASCAR, en Charlotte, Carolina del Norte (Estados Unidos).

5 millones
en setiembre de 2009, un mes antes de que la FIA visitara la sede de la escuadra.

5 millones
en febrero de 2010, cuando ya existían serias dudas sobre la participación del USF1 en el arranque del Mundial, y la FIA recordaba que los equipos estaban obligados a competir en todos los Grands Prix del campeonato.

Hasta aquí, la cuenta de gastos de Hurley alcanza 20 millones. Se calcula que las deudas a proveedores, en Charlotte, California o Europa, superaron los 4 millones de dólares. A eso se le suman los 830 mil dólares que salieron de la Argentina y la cuenta ronda, entonces, los 25 millones de dólares.

¿En qué se gastó ese dinero? Básicamente en la instalación de la sede, salarios y adquisición de máquinas, como las de construcción de piezas en CNC y los hornos autoclave para fabricar los chasis. Dos millones y medio de dólares –el 10 por ciento del gasto total- se perdió en el depósito abonado a Cosworth por los motores para el 2010 (que la casa de Northampton no devolvió porque no se completó el pago) y otro tanto se fue en la compra de dos motor-homes que habían sido propiedad del equipo Honda (luego Brawn, ahora Mercedes), hasta 2009.

Unos 309 mil euros se fueron en el pago del derecho de la inscripción del USF1 para el Mundial 2010; esa es la cifra que el Consejo Mundial del Automovilismo (WMSC) de la FIA le impuso como multa por no haber competido en esta temporada, además de prohibirle competir en cualquier categoría de las que rige en el planeta. Anderson, que concurrió a la reunión del WMSC con abogados,
no tendrá que pagar nada: simplemente, la FIA no le devolverá ese dinero… Tenía tiempo hasta hoy (1º de julio) para apelar, lo que se dudaba mucho que hiciera.

Una reciente subasta de los restos del USF1, en la que se remató hasta ese medio chasis símbolo de la incompetencia –por el que se pagó apenas 8 mil dólares-, habría permitido recaudar 1,4 millones de dólares para satisfacer el apetito de los acreedores de Charlotte. En ese caso, solo pudieron cubrir algo más del cuarto de la deuda existente. Los motor-homes se habrían subastado en 70 mil dólares cada uno, menos de la décima parte de lo que se pagó por ellos.

El periodista sudafricano Dieter Rencken, que tuvo acceso privilegiado al USF1 mientras tal cosa existió, escribió recientemente en la revista F1 Racing, para la que Windsor trabajó durante 15 años antes de pergeñar semejante engendro:

“Fue el 3 de marzo de 2010. Durante tres semanas hubo silencio de radio de parte del USF1, con sus fundadores Ken Anderson y Peter Windsor negándose a contestar preguntas ‘incriminatorias’ mientras las dudas sobre el futuro del equipo alcanzaban niveles críticos. Habiendo disfrutado acceso privilegiado a ambos desde la concepción del team, eventualmente convencí a Anderson para que me diera una entrevista después de que diera la primicia de que el USF1 le había comunicado a la FIA que era imposible que pudiera competir en la apertura del Mundial, en Bahrein, el 14 de marzo”

“Ellos habían pedido una prórroga de 12 meses y estaban esperanzados en lograr una inscripción automática para 2011. ‘Si realmente la FIA nos da la espalda, estamos fritos’ explicó Anderson. ‘Realmente podemos hacer un buen trabajo de acá al año que viene…’”

“Dos correos electrónicos llegaron simultáneamente a mi bandeja de entrada, mientras hablábamos. Uno confirmaba la reformada lista de inscriptos para 2010, y la otra contenía lo que parecía ser una sentencia de muerte. ‘En los próximos días la FIA anunciará los detalles de un nuevo proceso de selección para identificar a los candidatos que puedan cubrir cualquier vacante existente al comienzo de la temporada 2010’”.

“Le leí la frase crucial, dándole la noticia de que USF1 efectivamente estaba terminado. ‘Ken –le dije- se acabó’. Me pidió que le reenviara los correos, prometiéndome ‘Después te llamo’. Varias semanas después, todavía estoy esperando ese llamado”.

La FIA, por supuesto, abrió el registro para cubrir la 13ª vacante en el Mundial de Fórmula 1 de 2011. Se anotaron 15 escuderías o proyectos de tales, pero se supone que el que cuenta con todas las chances de ganar ese espacio es el ART Grand Prix, múltiple campeón en GP2 y Fórmula 3. Que uno de sus dueños sea Nicolas Todt, hijo del presidente de la FIA Jean Todt, parece una mera coincidencia. El anuncio será hecho a fines de este mes.

1/7/2010

3 comentarios for this post

Pablo: gracias por demostrar permanentemente de que se trata eso llamado "periodismo de investigación". Impecable.

Posted on 1 de julio de 2010, 14:08  
marcelo

excelente nota, de lo mejor que he leido sobre todo este papelon del usf1 y pechito,

Posted on 1 de julio de 2010, 14:21  
angel

mira vos los muchachos como se patinaron toda la platita, un bochorno y digo, nosotros les ibamos a pagar 8 palos a estos impresentables!!, de no creer. la nota imperdible

Posted on 1 de julio de 2010, 14:23  

Publicar un comentario