NO HAY ÓRDENES EN EL LINCOLN SPORT GROUP

Por el equipo vision el 7/08/2010 09:15:00 a. m.

Categoría/s:

PRENSA ACTC

Bajo los festejos y las sonrisas, Ponce y Moriatis ocultaron su gran rivalidad.


¿POR QUÉ MORIATIS LO PORFIÓ A PONCE?


No tiene imagen de verdadero equipo el Lincoln Sport Group. Si, responde a una estructura que cobija bajo el mismo techo a sus autos y pilotos que llegan con un importante apoyo económico que hacen valer en la pista por sobre la conveniencia deportiva general. Esto no tiene reparos en admitirlo Hugo Cuervo, su director. Y no es novedad. Ya se vio en el 2005 cuando Rafael Verna, Emanuel Moriatis y Diego Aventín pelearon el campeonato que fue a parar a manos de Juan Manuel Silva del JP Racing, por esos días el tradicional rival. “Me gustó más hacer el 2-3-4- con mis tres pilotos que el 1 con uno sólo…” declaró Cuervo por aquellos días, en una frase que repitió una mañana de septiembre del año siguiente cuando Moriatis le porfió y ganó una serie a Diego Aventín, quitándole valiosos puntos en la lucha con Fontana por un campeonato que el Pumita perdió finalmente.


La historia puede repetirse este año. Para muestra bastó el botón de la serie del Gálvez donde Moriatis estuvo lejos de ser el escudero que Ponce imaginó el sábado cuando celebraba que el campeón fuera su escolta en la grilla de la segunda serie. “Es bueno asi podemos hacer una serie rápida” declaró Gabriel imaginando que el Mago se encolumnaría tranquilamente detrás. Se equivocó feo porque Emanuel le peleó la serie y la ganó. Gabriel se enredó tanto que terminó 5to. Su bronca la atenuó con su escalada al segundo lugar y la “gentileza” de Emanuel de cederle ese puesto. Igual no desapareció aunque Ponce trató de maquillarla con la ironía de repetir que “me divertí mucho” en su apurada salida de la conferencia de prensa sin cruzar palabras con Moritais. Antes contestó “hay que preguntarle a Cuervo” frente a la pregunta sobre si ese duelo interno fue clave para perder la chance de pelearle la carrera a Matías Rossi.


Los dos tienen piedra libre mientras no se choquen. No puedo darles ninguna orden, porque no son mis empleados, son mis clientes…” responde directo y pragmático como siempre Cuervo. Como buen escribano el director del Lincoln Sport Group sabe que a los buenos clientes hay que atenderlos sin condicionamientos y más si como Moriatis aportan entre 130.000 y 150.000 pesos por carrera. Ponce también trae lo suyo, pero según dicen no llega a juntar 100.000 pesos. El presupuesto para que se suba a un Ford tan competitivo se completa con patrocinantes del equipo. Es una excepción que Cuervo hizo este año para cumplir con su antiguo deseo de tener a Gabriel en su equipo.Vale marcar estos detalles porque por ahí se puede encontrar la explicación al por qué nadie le dice nada a Moriatis y también al por qué más allá de su gesto de fastidio, Ponce no tenga nada que decir.







0 comentarios for this post

Publicar un comentario