UNA MIRADA DISTINTA SOBRE EL GRAND PRIX DE CHINA DE FORMULA 1

Por el equipo vision el 4/17/2011 11:49:00 p. m.

Categoría/s:


¡FANTASTICO!

Por P.V.

¡Bien! 
Lewis Hamilton quebró la racha de Seb Vettel, que parecía ir en carroza a su segundo título mundial. ¿Vos creés que solo fue cuestión de estrategia? Eso parecería, teniendo en cuenta las siete décimas de segundo que hubo entre el alemán y el inglés en la última tanda de clasificación, y la diferencia entre las dos detenciones del RedBull-Renault y las tres del McLaren.

¡Error! 
Vettel también tenía pensado, como Hamilton, detenerse tres veces. Por eso largó con neumáticos blandos, como casi todo el mundo en Shanghai. (Su compañero de equipo, Mark Webber, estaba “obligado” a utilizar los duros en la partida).

¡Horror! 
Vettel largó pésimo. El RB7 puede ser el coche más logrado del parque, pero ya mostró una debilidad, “a chin in the armour” como dicen los ingleses, una grieta en la armadura. Su sistema de recuperación de energía cinética (Kers) no es de primer nivel, y en Shanghai funcionó defectuosamente en la primera mitad de la carrera y directamente no lo usaron en la segunda.

¡Sorpresa! 
Vettel se pasó 15 vueltas detrás de los McLaren, producto de esa mala largada, de que su Kers rinde menos que el de los autos de Woking, y de que, en una pista con una recta tan larga con 322 km/h de máxima, se nota más claramente que el motor Mercedes es el que más empuja en la F-1 de hoy. En una vuelta sola pasó a ambos, producto de que Hamilton trata peor las cubiertas blandas que su compañero Jenson Button y que éste cometió una gaffe digna de una película de los hermanos Marx cuando paró a cambiar sus cubiertas ¡en el box de RedBull! 

¡Decisión! 
Ya para entonces, Christian Horner y Cía habían decidido alterar la estrategia de Vettel, presumiendo que si iban a tres paradas, perdían. Fueron a dos, intentando que el último tramo, con gomas duras, fuera decisivo.

¡Precisión! 
De las 56 vueltas del GP chino, Vettel corrió 31 con cubiertas blandas y 25 con duras. Para Hamilton, la ecuación fue 38 y 18. Button, que llegó cuarto (también con tres paradas) anduvo 37 con blandas y 19 con duras. Felipe Massa (Ferrari), uno de los cuatro punteros que tuvo la carrera, siguió la misma estrategia que Vettel: blandas-blandas-duras, 33 para las primeras, 23 para las más resistentes. La diferencia allí estuvo en el auto, aunque la Ferrari 150th Italia corre mejor que lo que clasifica.


¡Genial! 
Hamilton aprendió que en Malasia, Vettel ahorró mucho caucho en entrenamientos y clasificación, dejándose dos juegos de gomas blandas sin usar para la carrera, y esa fue parte de la clave del triunfo de una semana atrás. Al inglés, cuyo estilo de manejo requiere mucho compromiso de los neumáticos, le costó un enorme esfuerzo planificar el ahorro, pero lo consiguió. Fue las que usó en el arranque del GP, y le duraron 15 giros; el set siguiente, ya usado, le duró 10; el tercero, de la misma categoría, 13 giros, Y con los duros, siete vueltas menos castigados que los de Vettel, le descontó hasta un segundo por vuelta para pasarlo en una pícara maniobra en zona de aceleración. Entre la mejor vuelta de ambos en carrera hubo 0s9 a favor del inglés.¿Mucho, no?

¡Qué pegada! 
Si falló con Vettel, al menos RedBull la pegó con Webber, a quien el equipo abandonó de alguna forma el sábado, dejándolo 18º en clasificación. El australiano hizo al revés: largó con duras (el único en la grilla) y después de 10 vueltas solo había pasado un rival. De allí en más, solo usó blandas (15, 15 y 16 vueltas, respectivamente), para subirse al podio. En la última parte, cuando todos circulaban con duras y solo él usaba blandas, llegó a ser dos segundos más rápido vuelta que cualquiera. No tuvo empacho en declarar luego: “Suerte que ganó Lewis, así podemos seguir peleando el título”. A diferencia del año pasado, en que era pública, este año la guerra Vettel-Webber es sorda y no trasciende, pero no tengas duda de que se puso bien caliente. La mejor vuelta del australiano en carrera (en rigor, el record de vuelta), la 48ª, fue de 1m38s993, con gomas blandas; la de Vettel, un giro antes, en la 47ª, casi con la misma carga de combustible, pero con cubiertas duras, fue 1m41s321. Casi dos segundos y medio… Demasiado para adjudicárselo todo a las cubiertas. 

¡Increíble! 
Largaron 24 autos y llegaron 23. El único abandono, el de Jaime Alguersuari, se produjo cuando el ToroRosso del español perdió una cubierta. Ni siquiera los HRT se rompieron en esta carrera…

Fotos: Pirelli
Estadísticas: FOM, Pirelli
17/4/2011

0 comentarios for this post

Publicar un comentario