TRANSFERENCIA DE SECRETOS EN LA MAXIMA CATEGORIA

Por el equipo vision el 6/22/2010 11:58:00 a. m.

Categoría/s:

UN PASE PARA LA POLEMICA


Por el equipo VA


Parece que pasó mucho tiempo pero, en realidad, no fue hace tanto. El escándalo de espionaje entre McLaren y Ferrari sucedió en 2007, hace apenas tres años. Los principales protagonistas de la novela, ya dejaron sus puestos de combate Jean Todt, en aquel momento la cabeza visible de la escuadra italiana, ahora es titular de la FIA. Ron Dennis, el hacedor de los éxitos de McLaren de las últimas tres décadas, abandonó su lugar envuelto en la polémica con Max Mosley, el antecesor de Todt en la FIA. Con Martin Whitmarsh y Stefano Domenicali como líderes de ambas escuadras en la actualidad, McLaren y Ferrari parecían disfrutar de una convivencia tanto más pacífica, especialmente desde que Brawn/Mercedes o RedBull se inmiscuyeron en los asuntos de la vanguardia en estas cosas de las carreras de Fórmula 1. Por lo menos hasta hoy.

Porque Ferrari acaba de confirmar lo que se rumoreaba desde el fin de semana. El equipo italiano tendrá un nuevo asistente técnico de primer nivel para su equipo, un tanto relegado en la lucha RedBull-McLaren que domina el panorama del 2010. Y ese técnico no bajó de otra galaxia ni estuvo cortando el césped en su jardín los últimos seis meses, como se estila en la F-1 cuando un ingeniero pasa de un equipo a otro.

Ese técnico, Pat Fry, de 46 años, trabajó los últimos 18 años en McLaren. Hasta el mes pasado.

“A mí me parece bien que Pat se tome un descanso, creo que trabajó muy duro para McLaren durante todos estos años” había dicho Whitmarsh cuando su ingeniero dejó Woking, en mayo. ¿Qué dirá ahora?.

Es como pasar de River a Boca, dejar la UCR para enrolarse en el PJ, abandonar Ford para moverse a Chevrolet.



La razón debe ser una sola: el dinero. Whitmarsh había agregado en su momento: “Somos todos reemplazables. El proceso será el mismo pero el equipo recibirá la frescura de un nuevo ingeniero. Esta ocasión es una gran oportunidad para alguien más joven, probablemente más ambicioso, para reemplazarlo, como podría hacerlo con cualquiera de nosotros”.

No cuesta mucho imaginar lo que sucedió: después de 18 años en McLaren, en general bajo el rígido mando de Dennis, probablemente Fry se sintió más libre con Whitmarsh como para pedir una recategorización, un aliciente, un aumento. Ante la respuesta negativa, la salida y, frente a la situación, el reclutamiento. Un ingeniero clave de McLaren puede ser muy valioso para el equipo, pero lo es más para los rivales. Por los secretos que lleva dentro de su cabeza.

Se sabe que cuando un equipo toma un nuevo empleado que ha trabajado tanto tiempo en una escuadra rival, su primer trabajo -y Fry arranca en Maranello el 1º de julio, reportando directamente al director técnico de Ferrari, Aldo Costa- es someterse a un interrogatorio profundo, como en las películas. Todos, absolutamente todos los detalles del antiguo empleador merecen ser conocidos por el flamante patrón. Así es como se transfieren los secretos en la F-1.


Habrá que ver cómo reacciona McLaren. Tres años atrás, el flujo de información circuló en la dirección contraria. Esta vez, la movida parece más transparente. Pero no solo están corriendo por la gloria; también por millones de dólares.


22/6/2010





0 comentarios for this post

Publicar un comentario